jueves, 19 de febrero de 2015

viernes, 13 de febrero de 2015

SKETCHES ON THE ART OF LAPIEZA

Laddaga explains that there is a kind of transition from the old 'aesthetic regime' where the artist is conceived as such or which media specialist (painter, writer, filmmaker, musician), produced works, i.e. strict edges, with precise beginning and end entities, the author produces them in relative isolation, the spectator received them in true silence (that not passivity), the play was some interruption of normal. The old aesthetic regime Rancière explains it very well: it is a practice whose turning point is the isolation, the implementation within distance of a fragment of subject or language which, pursuant to the interruption of its immediate links to the space in which it comes to appear, is exposed as a carrier of other powers. And is the artist who, from a retreat, constitutes a separate and saturated, for this reason, exteriority appearance. In the 19TH century, the dominant idea is that art should be practiced in the production of objects or events that are separated and interrupt the usual course of action in the world. The budget of the old aesthetic order is: family is suffocating, art is liberating as that breaks the familiar and introduces "the other". Globalization, transformations of the work, the network and new forms of individuation through emergency, today attended the birth of the new "practical scheme of the arts" (NRP). We are in a practical regime when more and more of the descendants of that momentary tribe of artists, without having to think too much about the matter, are otherwise: as waypoints in a general conversation, captured on the fly, which are incorporated, made of segments to interrupt and returning to launch. Sometimes, if they can, they are collaborative groups that are a bit like mechanisms of amplification where circulation, being very fast, causes rapid transformations. These groups generate collections of texts, films, soundtracks, information packets that forwarded and that rarely or never end up steady. And design structures to display these collections, often taking place in unusual spaces: at crossroads, in paragraphs quarters. In short, in the practical regime do not occur both works, as cultural ecologies, experimental communities, open and cooperative processes, ways of life and common worlds.
In the "practical scheme", the Viewer is no longer a silent stranger, but an active collaborator carried out actions aimed to amend immediate States of things in the world. What I do is no longer presented in externality to the place where it appears (a Museum for example), but which directly build living spaces (or intervene in them). What I do are not so much obras-eventos that they magnetize or assault the Viewer, but contexts of research and collective learning, outdoor laboratories. And what occurs above all are links and connections, make those connections, questioning of connected visible. Some examples would be the experimental communities of Roberto Jacoby, the open production of Wu Ming, the collective film of Peter Watkins's La commune or the reconstruction of the library of Vyborg, which was opened from artists for the district. The "work" is not already clipped forms of life, but it establishes thousand connections with the place in which it is produced. Does not operate in a different medium, but it aspires to produce effects where happens. The "work" not already aims both to produce crisis, trance or event, but other possibilities of existence and coexistence. He is no longer so much of visible thing, worry or wonder, as produce common worlds. The process (slow, sustained duration) becomes more important than the result. This type of artistic events, like LAPIEZA RELATIONAL SERIES fit well into what E. Laddaga has been called "cultural ecologies" in his book 'Aesthetics of the emergency'. It is projects that articulate the production of images, texts or sounds, with the exploration of ways of life in common (in principle renouncing the production of conventional art objects), to initiate or intensify processes of conversation involving not artists during long times in defined areas, where the aesthetic production is associated with the deployment of organizations to change States of things in certain areas , and which point to the Constitution 'artificial forms of social life' or experimental ways of coexistence.

martes, 10 de febrero de 2015

SIN SECUELAS




la arena es fina. se pega en las yemas. clavo mis manos y las saco saco lentamente, queda arena bajo las uñas. siempre busco la sombra. junto a las rocas, hay poca gente, la masa prefiere torrarse bajo el sol. hace años que uso bloquedor total y sombrero. el sol lejos. dejo mis bolsa amarilla junto a la roca, y dispongo mi set de ropa negra sobre las piedras, mi eco. ese yo plano, sin mí. leo enarenado, boca abajo y boca arriba, para compensar la curva lumbar. el alto de grado de impunidad que diría el muntadas. no me traje circos, los doscientos primeros están ok. buen trabajo los tuñones. recuerdo cuando les mandaba los paquetes a basurama. que tiempos de bondad. al estar atrás, junto a la roca, dejo la vista libre hasta el agua, y los más avispaddos se colocan justo delante mío, pensando, ellos, que por distancia son corteses, pero ignorando que los que me interesa es la vista diáfana, no cortada, de la línea del horizonte, la línea de claude chuzel. hoy además hay veleros. no saco fotos. expuse sus líneas de horizonte por primera vez en 2010 en Madrid, en instalaciones relacionales progresivas, una trabajo hilado en el tiempo, complejo e invisible para curadores engolados, los más. solamente ojos expertos advertían el movimiento y reposicionamiento constante de las piezas. limber vilorio comentó sobre la museografía inmediatamente. tengo ganas de llegarle al colonial de santo somingo y salir de tragos con él y mercedes. buena pareja. vuelvo a mi playa donde incubo las acciones del verano. si el arte es parte de la vida, trabajar en la playa es gran arte. el contexto es un lienzo fresco. la posibilidad de repetir la épica epidérmica con las pieles centenarias de eucalipto es una tentación y besar mis queridos limones sucderá, pero claro, la idea nueva es la que tira. la épica incluirá acciones previas, partes del ritual, y avanzará hacia escenarios mas complejos e hilados con la vida y con el territorio. los bosques de eucaliptos de la zona son hermosos. el olor. las yucas siguen creciendo, y los juegos con las líneas verdes siempre apetecen. sigo recogiendo flores y hojas. además de conchas y arena. las conchas son para francoise, para su terraza. donde las colecciones de elementos naturales son subliimes. escenarios perfectos del a memoria y el afecto. la casa es su mejor poema. la arena la llevaré a eslovakia. el tejido, el tejer es básico. camuflar la arena de aquí allá apetece. es una pieza que hace familia con una de andrés montes, a su metro cuadrado de territorio transportado. aquí es invisible porque pir textura casi no se diferenciarán. veremos. aún son ideas. el veramno de playas acaba de empezar. maqueda está al sur pintando sus hermosas mujeres. grabaremos nuevos episodios con las lanzas en otoño. igual viene pilar y francoise. sería lindo juntarnos allá, antes de ir a eslovakia. hoy está soleado. saco los libros. boca arriba. cela en extremadura en la piel de pascual duarte. buen ritmo, ayer la mujer de rojo sobre fondo gris de delibes me dejó helado, demasiado triste y lento. cela brilla. el tipo tenía su petulancia, pero claro, con ese manejo del léxico y del humor negro, como para hacerse el humilde no estaba el zagal. llega una pareja de apuestos señores mayores y ocupan mi línea de visión íntegra. justo delante. les perdono ensegudia. llevan una hermosa sombrilla roja y una silla
plegable. ella se sienta, con su hermosísimo bañador azul eléctrico y su pelo rubio recién peinado. tiene mas de setenta y una forma física de diez. él, mi nuevo héroe, se parace a armani, bronceado, de piel tostada y pelo blanco lacio. apuesto. solo lleva un bañador largo colorado. pasa de los ochenta años. o los ronda. no traen nada más. minimal cool. el además, se tira en la arena directamente, sin la consabida toalla. perfectos. cada tanto giran tantito la silla. la tarde cae y termino a cela y hojeo a borges, que tras la traca de luz me resulta plúmbeo, con los que reviso unos ensayos sobre arte conceptual, donde me siento más cómodo últimamente. si la socioplástica la vengo presentando como una rama del arte reclacional, la vanguardia, el arte conceptual, el arte de la idea, es la madre. la playa se llena de nuevo, la gente cae en la tarde, cuando baja el calorazo. el agua está turquesa. entro despacio, está fresca. me mojo la cara. retiro arenas. entro y me estiro. nado poco y salgo. recojo y salgo caminando entre las dunas, saludo a los viejos que se sientan al final de la tarima de madera, ya me conocen. enfilo hacia el pueblo. ya en casa, dispongo los cincuenta y cinco libros que extraje de madrugada de la biblioteca en madrid antes de partir. los libros los pongo sobre la mesa del jardín, sobre el hule verde oscuro. las abejas sobrevuelan las hortensias azules. apetitosas. el agua del riachuelo murmulla. toco las portadas de cada libro con las yemas. hay variedad de tamaños y colores. prefiero el libro fino. prefiero el libro nuevo. no me gustan los libros viejos amarillentos, ni las ediciones con letra mínima. están mezclados los autores y las temáticas. casi todos son hombres. el mal aliento de los hombres, diría maite dono en sus crujientes alaridos poéticos. hay filósofos, poetas y científcos. originales y traducidos. tú sí, tú no. las diez lecturas de salida marcan el comienzo de este relato del verano del dos mil quince en la casa familiar de cobelo, la teoría antes de la acción. la vitamina extra. ya hace unos días que llegamos y mi piel ha consumido sal del océano atlántico en el día y crema hidratante en la noche. tengo los piés enarenados de nuevo y eso me pone de buen humor. tras las largas caminatas en londres agradecen este intervalo. los zapatos descansan. las chanclas de quita y pon me acompañan hasta la playa. la marea está baja, y el ancho de la vía donde caminan los variados personajes que la pueblan se ha ampliado a mas de cincuenta metros. hegel dice que la arquitectura es música helada. revisaré si los textos de peter zumthor se basan en esta frase. la arquitectura es un orden espacial-tectónico, en el que el sonido sucede, se propaga, rebota. la arquitectura moldea el sonido, es contennedor e intrumento. es marco y obra. hegel también reflexiona sobre la necesidad de tener una casa, antes de construir una casa. la tautología lógica. tener un espacio antes de construir el de otro. rené descartes, en dicurso del método, me revela lo obvio. perdido en le bosque no dudes jamás, sigue una trayectoria, no mires atrás, si estás equivocado es irrelevante, pero no te desvíes. llegarás al lugar donde debes estar. mas adelante, en otro libro, durand, dice que no escuches a nadie, que aprenda solo. jaques derrida - cosmopolitas de todos los países, un esfuerzo más ! habla mucho y dice poco. la idea de las naciones unidas, del tratado de ginebra y las variaciones sobre los textos de hannah arendt me revelan un discurso anacrónico y simplista. habré de leer mas textos de derrida para conectarme. vuelvo a borges, en el aleph, la idea del inmortal, donde una lluvia colosal despierta a homero, el inmortal troglodita, perro de ulises, tirado en este estiércol, es una pieza sin tiempo. gg márquez, en el coronel no tiene quién le escriba, pinta con su prosa dialogada la derrota. releo el texto completo en minutos, el final es lo más lindo, que comeremos cuándo perdamos el gallo, cuándo lo perdamos todo ? comeremos mierda. daniel durand - el estado y él se amaron - sublimes párrafos de las adolescencias furibundos y os viajes - nariguetaso palabra slang clave. julián rodríguez - unas vacacionees baratas en la miseria de los demás, texto aburrido. fuego. zambra - la vida privada de los árboles - momentos lindos en el arranque, el prota se muda ala casa de la mujer que le vende tartas. todo se vuelve plúmbeo e indigesto a partir de página 20. augusto monterroso - movimiento perpetuo - elegías a borges y al castellano como lengua vehicular. de palíndromos y micronovelas de una sola línea. guatemalteco escueto.  lo importante es la calidad. rulfo solo escribió una novela y le bastó. bien por rulfo. bien por los sintéticos. el exceso de obra es un mal que acecha. pero que hacer con todo el tiempo del que diponemos ? victoria combalía en la poética de lo neutro hace una interesante revisión del origen del arte conceptual en los sesenta y su diferencia con los povera, los minimal y los fluxus. desarrolla un serio marcaje a los capitales culturales y sociales con los que los artistas entran en mercado y museos. el arte conceptual como mercancía. commodities. marx flash back. las legitimaciones inmediatas. otras ideas paralelas me asaltan y las agrego a este breviario. me fascina la constante invasión de los cerebros. de qué cerberos? de todos. que se propone la filosofía ? eneseñar a la mosca a atrapar el frasco, wittgenstein. hacer pieza con los libros de nuevo. trabajar las escalas mas claramente - montaña - caja - libro - hoja - tag - matriz - plastificado - inmensas páginas de libro de libros. cromáticas posibles. leer antes de que acabe el verano los hermanos karamazov de nuevo. dibujar más y hacer esquemas de todo. sin guardar nada. sacar fotos en las playas. con las bolsas, cerrar capítulo hasta hoy. ya cayó la tarde. pasé por el pueblo a tomar café y saludar a mi amiga mara. le mandé besos y unos puntos. escribí a mi hermana, que incuba su círculo artístico político. miro otros canales y sugiero músicas por instinto. me entretengo así. es una forma de distracción para no escibir demasiado. no tanto. solo lo que haga falta para avivar el fuego sin ahogarlo. pienso en yan y en la invención de morel. hermoso texto. lo terminaré la semana próxima. ahora lo lee mario, envuelto en su toalla frente al mar. marisa repasa su jardín con una tijeras y esboza su próxima cabaña. cuelgo mi bañador en la cuerda de nuevo. miro las pinzas que una vez hace años fotografiaba, cuando jugábamos a mandarnos fotos, antes de conectarnos en serio, cuando ya estaba de camino a noruega. ahora cortamos las verduras para hacer nuestra sopa de pescado de la noche. hay merluza. tenemos vino blanco. y no podía ser otra cosa que amor. así acaba la novela que acabo de terminar. es hermoso el final. tras dos horas de cierta angustia existencial, acompañanado al protagonista que va a abandonar a su mujer tras años de vida en común, el desenlace es muy sabroso. es mediodía y he leído desde la mañana. párrafos de max weber y de jamesosn, la introducción de la montaña mágica de thomass mann y las recomendaciones de la autora de mi primera gramática de introduccoón al noruego. es domingo y he dormido hasta tarde. ya con el primer café me acuerdo de ella. evoco el salto que dió cuando nos encontramos en la estación. las imágenes de situaciones previas son cromos que deslizo adelante y atrás. es una forma de deseo recurrente en mis momentos de encantamiento. el salto es un hito del verano. la alegría de verse. vidas divergentes. tomo mi taza de café con un inmenso cruasán que mario me trae sonriente. el panadero pasó como siempre antes de las once. tenemos nuestro pan integral para picotear quesos y embutidos hasta la tarde. la nube está baja y amenaza lluvia. las vecinas cuidan de sus huertos. los gatos pululan. mi salvapantallas tiene su foto. la literatura vuelve cada mañana. días casi desconectado de la red. hoy arranco con kureshi, intimidad es un texto formidable sobre la separación y los nuevos deseos. el ritmo es trepidante y el lexico variado y jugoso. la autocrítica del personaje protagosista es constante y eso me mantiene cerca, el perfil de ganador en constante derrota anímica es un buen espejo de los días. vuelvo al hule. mis libros conmigo. las primeras líneas de artillería descansan en madrid embaladas para mi siguiente mudanza. aún falta. libros envasados. menos de mil volúmenes. practicar la hermenéutica existencial. sin secuelas.